Mapa de Obesidad Infantil de JUNAEB 2018: Falta de una Política de Estado para enfrentar el aumento de la obesidad infantil

Dr. Fernando Vio del Río, Profesor Titular, Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), Universidad de Chile y Presidente de la Corporación 5 al Día Chile.

El Mapa Nutricional que cada año elabora la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (JUNAEB) desde 1987, vuelve a arrojar preocupantes resultados en la comunidad escolar: en el 2018, el 51,7% de los escolares presentaron sobrepeso u obesidad.

Los resultados acerca de la obesidad fueron: Prekínder 23,7%, Kínder 24,6%, Primero Básico 24,4%, Quinto Básico 27,7% y Primero Medio 14,7%.

Por primera vez se entrega el dato de Quinto Básico, que da 27,7% de obesidad, siendo mayor a las cifras de Prekínder a Primero Básico. Esto es grave, porque significa que al pasar de la educación preescolar a la básica, la obesidad continúa aumentando, siendo más alta en la preadolescencia.

En niños, los datos de Primero Básico que entrega el Mapa Nutricional de JUNAEB muestran que la prevalencia de obesidad es de un 24,4% para el año 2018, con un porcentaje de sobrepeso similar, resultando un 51,7% con exceso de peso. En adolescentes de Primer Año Medio, la obesidad que siempre se mantuvo relativamente baja, aumentó en forma importante en los últimos años: el 2011 la obesidad era de 8%; el 2016 aumentó a un 14%, el 2017 subió a un 16% y el 2018 se mantuvo en un 14,7%.

El año 2017, por primera vez JUNAEB entregó datos de obesidad “severa”, es decir, con 3 Desviaciones Estándar por sobre la mediana, de acuerdo a la Referencia OMS 2007. Estos datos muestran que un 8,1% de los alumnos de Primero Básico tiene obesidad severa (10,3% en los hombres y 5,8% en las mujeres), lo cual significa que un tercio de los niños obesos tiene problemas graves de obesidad, por lo cual muchos de ellos ya pueden estar con diabetes, hipertensión arterial o hiperlipidemias.

Causas, consecuencias y responsabilidades

A pesar de estos datos que demuestran que la obesidad infantil sigue aumentando en Chile, no hay una Política de Estado ni una conciencia por parte de las autoridades ni de la población para enfrentar este problema como prioridad, a pesar del alto costo que tiene y tendrá por el aumento en la Carga de Enfermedad de las principales patologías que nos afectan, que están directamente relacionadas con la obesidad y que son la diabetes, enfermedades cardiovasculares y cánceres.

Nuevamente la noticia aparece en pleno verano, al igual que la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017 que fue dada a conocer entre las dos elecciones presidenciales. Pero esta vez no pasó desapercibida y la prensa se ha preocupado de dar amplia cobertura de los resultados y de lo que significa para el país.

¿Cuál es la causa de esta indiferencia colectiva y falta de prioridad?

Una reciente publicación de The Lancet Commission Report, da cuatro razones del porqué, a pesar del aumento de la obesidad en el mundo, no existen políticas adecuadas para enfrentarlas.

  • En primer lugar, señala la acción de las empresas nacionales y transnacionales de alimentos y bebidas gaseosas que son demasiado poderosas y con muchos recursos para oponerse a las medidas gubernamentales para regularsus actividades comerciales y modificarlas a través de políticas fiscales. En Chile, hemos tenido el ejemplo de la industria de alimentos enfrentada al gobierno por la Ley 20.606 del Etiquetado Nutricional.
  • La segunda causa sería la indiferencia de la población ante políticas frente a la obesidad. No existen grupos organizados de la sociedad civil que estén presionando para que se implementen estas políticas, lo que contrasta con el activismo en otras áreas, como por ejemplo en el caso del VIH/sida, medicamentos e incorporación al AUGE o GES de patologías, donde existe movilización importante de pacientes y familiares.
  • En tercer lugar está la falta de urgencia de este tema, que se va dando año tras año, en el largo plazo y no obliga a establecer políticas de emergencia, como es el caso de las catástrofes naturales.
  • Por último, señala Lancet, la obesidad se enfrenta como un problema aislado, cuando está íntimamente relacionado con otros como agricultura, seguridad alimentaria, producción de alimentos saludables y cambio climático.

La necesidad de producir más F&V y proteínas de origen vegetal para la salud humana y sistemas alimentarios sostenibles

Krishna Bahadur KC
Departamento de Geografía, Medio Ambiente y Geomática, Universidad de Guelph, Guelph, Canadá.

Un día, cuando el profesor de geografía Evan Fraser y yo observábamos una figura que mostraba la proporción de diferentes grupos de alimentos que se necesitaba comer para mantener una dieta saludable, según el modelo de Harvard Healthy Eating Plate (HHEP), me vino a la mente: ¿existe algún estudio sobre si hay suficientes frutas y verduras (F&V) producidas para adoptar la dieta HHEP y cuáles serían las consecuencias ambientales si adoptamos tal dieta?

Directrices de Harvard Healthy Eating Plate: 50% de los platos deben consistir en frutas y verduras.

HHEP informa que un plato de comida debe consistir en un 50% de F&V, el 25% de granos y el 25% restante deben ser proteínas, grasas y lácteos. Para responder a nuestra pregunta, comenzamos a explorar qué otras pautas nutricionales en todo el mundo se están recomendando para que estemos sanos. Algunos de ellas, como la FAO y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), recomiendan comer al menos 2.350 kilocalorías por persona al día. Otras pautas, como la Guía de Alimentos de Canadá (CFG), también sugiere el número de porciones requeridas de diferentes grupos de alimentos.

La producción de F&V es mucho menor de lo que deberíamos estar comiendo.

Después de ver varias recomendaciones de nutrición, fuimos preguntándonos cuál es la producción o disponibilidad agrícola mundial. Los datos de producción están disponibles en términos de masa o kilocalorías. Esto trajo otra curiosidad a la mente; sobre cómo calculamos la cantidad de porciones de comida que necesitamos para comer según el HHEP y comparar esto con nuestra producción actual. Pero, si convertimos masa o kilocalorías en el número de porciones, ¿tendríamos suficientes porciones de cada grupo de alimentos según la recomendación de HHEP? La respuesta es no.

Con el fin de alimentar a todos de acuerdo con las directrices del HHEP, la agricultura global tendría que producir 15 porciones de F&V por persona por día. Sin embargo, según datos de la FAO de 2011, solo se produjeron 5 raciones. El cálculo también muestra un menor déficit en la producción de proteínas, con 3 porciones por persona por día producido, comparado con los 5 recomendados por el HHEP. Sin embargo, otros grupos de alimentos como aceite y grasa, azúcar, leche y los granos, estaban siendo producidos en exceso.

Siguiendo este desajuste entre la sobreproducción de algunos grupos de alimentos y la subproducción de otros, una pregunta inmediata me vino a la mente: ¿cuál sería el uso del suelo y el impacto de los gases de efecto invernadero, si tuviéramos que adoptar la dieta HHEP hoy y en el futuro? Como nos dimos cuenta, los productores agrícolas del mundo no están cultivando suficientes F&V para alimentar a la población mundial con una dieta saludable. Pero también encontramos que necesitamos aumentar la producción de proteínas y, en ese caso, necesitaríamos tierras adicionales de uso agrícola para alimentar a la creciente población. Si la industria agrícola corrigiera inmediatamente sus desequilibrios y modificara su producción para alinearse a las prioridades con el HHEP, surgiría un nuevo problema. Liberaría 51 millones de hectáreas de tierra cultivable a nivel mundial, pero la cantidad total de tierra utilizada para la agricultura (incluyendo pastizales también) aumentaría a 407 millones de hectáreas. Como resultado, las emisiones de los Gases de Efecto Invernadero también aumentarían.
Por lo tanto, aumentar la producción de F&V debe ir acompañada de una menor dependencia del ganado para mantener el suministro mundial de alimentos sostenible. La pregunta puede plantearse de nuevo, ¿cómo?

La mejor ruta: un aumento significativo en la producción de F&V con un alejamiento de las proteínas animales.

Para explorar la posibilidad en este contexto, calculamos la proporción de proteína basada en animales existente con la proteína basada en plantas. Actualmente, a nivel mundial, el 84% de las proteínas proviene de fuentes animales y solo el 16% de las proteínas proviene de fuentes vegetales. Luego, exploramos la cantidad de tierra utilizada para producir esta cantidad de proteína animal y vegetal. En la actualidad, se utilizan 103 millones de hectáreas de tierras cultivables y 1.092 millones de pastizales para la producción de un 84% de proteína animal y alrededor de 36 millones de hectáreas de tierras cultivables para la producción de un 16% de proteínas vegetales. Por lo tanto, adoptar la dieta HHEP no ayudaría a desarrollar un sistema alimentario sostenible. No podemos imaginar un agroecosistema sin animales en él, porque los animales juegan un papel en el ciclo de los nutrientes en el ambiente y preservan la calidad de ciertos tipos de tierra. El mejor camino a seguir sería unir un aumento significativo en la producción de F&V con un alejamiento de la proteína animal. En este contexto, realizamos un análisis de escenarios de las tierras de cultivo y de pastoreo requeridas, para el presente y el futuro, si adoptamos un 20% de proteínas de origen animal y un 80% de proteínas de origen vegetal. Descubrimos que actualmente necesitaríamos 675 millones de hectáreas de tierra y en 2050 necesitaríamos 813 millones de hectáreas de tierra para producir las porciones de proteínas totales, lo que es incluso menor que la cantidad de tierra que se está utilizando hoy para producir nuestras proteínas.

Entonces, para concluir, si queremos avanzar en alimentación del futuro, siendo más saludables y sin aumentar la cantidad de tierra de uso agrícola, debemos hacer dos modificaciones, cambiarnos al modelo de Harvard Healthy Eating Plate y cambiar nuestro consumo de proteínas en base a ganado a uno en base a plantas.

*Fuente: The Global Fruit & Veg Newsletter, n° 39, January 2019.

Haz de tu ensalada el plato fuerte

¿Cómo preparar la ensalada perfecta para un plato fuerte?

Las ensaladas son uno de los platos más sencillos de elaborar, pues sólo debemos mezclar los ingredientes elegidos, aliñar y ya está listo para consumir. Sin embargo, si deseamos elaborar una #ensalada nutricionalmente completa, es decir, que aporte todos los macronutrientes: hidratos de carbono, proteínas y grasas, además de minerales, vitaminas, fibra y otros, debemos tener algunos factores en cuenta.

Sé creativo al escoger la base.

El primer paso de tu plato es escoger el vegetal verde que formará parte de la base de tu deliciosa ensalada. Aquí tienes muchas opciones para elegir: lechuga de cualquier tipo, acelgas, espinacas, repollo, pepino, entre otras.

Agrega algo más de verde.

Ya tienes tu base lista, ¿por qué no añadir algo más de verde antes de pasar a otros colores? De esta forma le darás textura y más sabor. Prueba añadiendo palta, brócoli, espárragos o puerros.

Dale más color a tu plato.

Llegó el momento de darle un toque de color a tu ensalada. ¿Qué puedes añadir en este paso? Las opciones son infinitas, ya que puedes agregar todo lo que te guste, como por ejemplo: pimiento rojo o amarillo, zanahoria, tomate, cebolla morada o blanca, remolacha o repollo morado.
Las verduras de colores vibrantes no sólo le darán un aspecto más apetitoso a tu plato, sino que te garantizan una ensalada llena de vitaminas y otros nutrientes muy saludables.

Un toque crujiente.

Si añades ingredientes crujientes despertarán tu paladar y le darán el toque perfecto al resto de elementos.
¿Opciones? Manzana picada o semillas como sésamo, linaza o chía .

Potencia con proteínas.

En cuanto añadas las proteínas a tu ensalada pasará de ser un acompañamiento a un plato principal, ya que te proporcionará los nutrientes y la sensación de saciedad que necesitas para no pasar hambre. Puedes escoger entre: cualquier tipo de frutos secos (maní, nueces, almendras), carnes magras como el pollo o el pavo, pescado, queso, huevo, legumbres, tofu.

Y para cerrar con broche de oro: el aliño.

La guinda de tu ensalada es el aliño perfecto para ella. Cuando llegues a este punto, lo importante es que lo hagas a tu gusto. Puedes utilizar desde el tradicional aliño (aceite de oliva, sal y vinagre) hasta los más elaborados, como salsa rosa o de yogur, mostaza a la miel, especias y hierbas finas (albahaca, tomillo u orégano) y algunas frutas (ciruelas, mango, naranja etc.).

Como ves tu plato de vegetales puede ser más completo y riquísimo al mismo tiempo, sólo depende de ti. ¡Da rienda suelta a tu imaginación!n!

Ensalada de lentejas

(Para 4 personas)

INGREDIENTES:

– 1 taza de lentejas crudas
– 1 queso fresco
– 1 tomate
– 1 zanahoria
– 1 cebolla pequeña
– 10 aceitunas
– 1 pizca de orégano
– Aceite de oliva
– Vinagre y sal

PREPARACIÓN:

Deja remojando las lentejas el día anterior. Al día siguiente, lávalas y escúrrelas en un colador. Cocínalas en una olla con abundante agua hirviendo y sal, durante 30 minutos.

Por mientras, lava, pela y corta la zanahoria, el tomate y la cebolla. Es recomendable que amortigües la cebolla en agua. Luego, corta las aceitunas en rebanadas pequeñas.

En un bol, agrega las lentejas, la cebolla, la zanahoria, el tomate y las aceitunas. Aliña con aceite de oliva, un chorrito de vinagre, sal y orégano. Mezcla bien y rectifica, si es necesario.

Finalmente, corta el queso fresco en cubitos, mezcla y ¡listo para servir!

Fuente: ChileViveSano

Actividad Física y Salud

La llegada del verano, despierta en una gran cantidad de personas las ansias por empezar o retomar la actividad física o deporte, que contribuya a mantener una buena figura. La Organización Mundial de Salud (OMS) ha establecido en su terminología a las personas como activos o inactivos físicamente, definiendo a los primeros como individuos que realizan actividad física o deporte 150 minutos/semana de intensidad moderada o 75 minutos/semana de intensidad vigorosa. Y a los inactivos los definió como personas que están por bajo las recomendaciones de la OMS o simplemente no realizan ninguna actividad física.

Los resultados de la última “Encuesta Nacional de Actividad Física y Deporte 2018 en Población de 18 años y más” destacan que lamentablemente la inactividad física de la población chilena alcanza la cifra de un 81,3 %, completando el escenario los activos físicamente con un 18,7 %. Si bien las cifras de inactividad física han mostrado una caída desde 2006 a la fecha, los resultados son alarmantes y establecen que hoy 7 de cada 10 Chilenos mayores de 18 años, no realiza ningún tipo de actividad física. Además, se pudo establecer que grupos de menores ingresos son significativamente más inactivos, al igual que cuando se compara hombres y mujeres, estas últimas presentan mayor inactividad1.

Según Estadísticas Vitales 2016, publicadas en 2018 por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la primera de causa de muerte en Chile son las enfermedades del sistema circulatorio (hipertensivas, isquémicas del corazón, cerebrovasculares, entre otras) y la segunda tumores malignos (estómago, traquea-bronquios-pulmón, próstata, colon y mama principalmente)2.

En la actualidad existe evidencia convincente para aseverar que la inactividad física es un factor promotor para el desarrollo de varias enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT). Un estilo de vida físicamente activo no sólo puede reducir la mortalidad y prevenir muchas enfermedades crónicas como la hipertensión, la diabetes, el accidente cerebrovascular y el cáncer, sino que también puede promover una función cognitiva y psicosocial saludable3.

El origen de las enfermedades que están matando hoy día a los chilenos, en general influye un componente genético, pero juega un rol importante el tipo de alimentación y la actividad física de la persona. La OMS ha sido clara al señalar que la malnutrición por exceso (calorías, azúcares, grasas y sodio) e inactividad física, junto al excesivo consumo de alcohol y tabaco han comprometido el estado de salud de los individuos, desarrollando cambios metabólicos que han aumentado el riesgo de padecer ECNT.

La pregunta es qué alimentos en general tienen bajas calorías y azúcares, son libres de grasa, contienen gran cantidad de agua, fuente importante de vitaminas, minerales, fibra dietética, compuestos bioactivos (fitoquímicos), con acción antioxidante y que la evidencia destaca como protectores de la salud, ya que previenen enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres: frutas y verduras4. Según la última Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, sólo el 15% de los chilenos consume 5 porciones de frutas y verduras al día (recomendación OMS)5. Cifra que revela junto a las de Actividad Física y Deporte que estamos haciendo las cosas bastante mal.

En resumen, hacer de la actividad física o deporte una actividad habitual en nuestras vidas, aumentar el consumo de agua entre 6-8 vasos al día, aumentar el consumo de frutas y verduras, consumir al menos 2 veces por semana legumbres y consiguientemente evitar el excesivo consumo de alimentos con elevado contenido de calorías, azúcares, grasas y sodio, nos mantendrán alejados del riesgo de padecer una ECNT.

Un estilo de vida que comprometa comportamientos modificables como una alimentación saludable y actividad física o deporte de forma permanente, traerán consigo un bienestar físico-emocional, traducido en un buen estado de salud.

Bibliografía:

1 Encuesta Nacional de Actividad Física y Deporte 2018 en Población de 18 años y más. Consultado el 11/01/2019 Disponible en: http://www.mindep.cl/encuesta-actividad-fisica-y-deporte-2018/

2 Estadísticas Vitales 2016. Consultado el 11/01/2019 Disponible en: http://www.ine.cl/docs/default-source/demogr%C3%A1ficas-y-vitales/vitales/anuarios/2016/sintesis-vitales-final.pdf?sfvrsn=11

McKinney J., MD, MSc, Lithwick D., MHA, Morrison B., BHK, Nazzari H., MD, PhD, Isserow S., MBBCh, Heilbron B., MB ChB, Krahn A., MD. The health benefits of physical activity and cardiorespiratory fitness. BCMJ, Vol. 58, No. 3, April, 2016, Clinical Articles Page(s) 131-137

Zacarías I,. Speisky H., Fuentes J., González C.G., Domper A., Fonseca L., Olivares S. Los colores de la salud, Capítulo 3 “Programa 5 al día” 2016, pag 11-26, disponible en http://5aldia.cl/wp-content/uploads/2018/04/Los-colores-de-la-salud-5-al-dia.pdf

Encuesta Nacional de Salud 2016-2017. Consultado el 11/01/2019 Disponible en: http://www.sochob.cl/pdf/ENCUESTA%20NACIONAL%20DE%20SALUD%20CHILE%20-2016-17_PRIMEROS-RESULTADOS%20OBESIDAD.pdf.

Chile: buen exportador, mal consumidor de verduras y frutas

Nuestro país se ha posicionado como uno de los grandes productores y exportadores de alimentos, destacando en el ámbito de las frutas y verduras. Es tan así que la salida de alimentos a distintas regiones del mundo, se ha convertido en la segunda fuente de ingresos a nivel país.

¿Pero qué dicen los datos internos? Según la última Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, sólo el 15% de los chilenos consume 5 porciones de frutas y verduras al día, que es la recomendación actual de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto hace que el consumo de estos alimentos, con excelente contenido nutricional, deja bastante que desear a nivel país.

Desde sus inicios, el objetivo de la Corporación 5 al Día Chile ha sido promover el consumo de 2 porciones de frutas y 3 de verduras diariamente, a través del desarrollo de buenos hábitos alimentarios. Diversas han sido las acciones que la Corporación ha ejecutado desde 2004 a la fecha, con el compromiso de modificar y mejorar la calidad y el estilo de alimentación en nuestro país.

Bajo este mismo espíritu y con un carácter promotor, uno de nuestros colaboradores: la Confederación Gremial Nacional de Organizaciones de Ferias Libres, Persas y Afines (ASOF C.G.), ha dispuesto en su sitio web una plataforma de búsqueda nacional de ferias por comuna, con su ubicación y horario de funcionamiento. En este contexto, la Corporación 5 al Día Chile se ha coordinado con ASOF C.G. para aunar esfuerzos y hacer, a través de la difusión, que las ferias libres se fortalezcan y desarrollen como uno de los lugares por excelencia en donde podemos encontrar verduras y frutas con un excelente valor nutricional.

Una gran iniciativa ¿no? Bueno a continuación ponemos a disposición el vínculo, para todos y todas lo aprovechen al máximo:

Mapa Ferias

Un comienzo sano ¡Para un año feliz!

,

¿Qué pasaría si comer más frutas y verduras estuviera potencialmente relacionado con lo felices que somos?

Todos somos muy conscientes de que el consumo de frutas y verduras está relacionado con beneficios para la salud, como un menor riesgo de enfermedades cardíacas, cáncer y presión arterial alta. Pero, ¿sabías que la ciencia emergente está haciendo conexiones entre personas que comen más frutas y verduras y los mayores niveles de felicidad, satisfacción con la vida y mejor bienestar mental?

Investigadores de la Universidad de Warwick analizaron hábitos alimentarios de 80.000 mujeres y hombres británicos. Durante un período de 24 meses, se descubrió que las porciones adicionales de frutas y verduras estaban asociadas con un aumento en los niveles de felicidad y que de 7 a 8 porciones por día era el número ideal.

Está bien, pero ¿cuánto más felices son estas personas? Según el estudio, si un individuo pasó de no comer ningún producto a comer ocho porciones por día, durante un período de 24 meses, experimentó un aumento de 0,24 en promedio en su puntaje de felicidad (puntuación de 1-10). Aunque puede que no parezca un gran impulso, el aumento puede compararse con la sensación de pasar de desempleado a empleado.

Más de 2.000 estadounidenses demostraron una correlación entre los días de la semana que comían frutas y verduras y los niveles de satisfacción con la vida y felicidad. Aquellos que reportaron comer frutas y verduras todos los días de la semana, fueron significativamente más propensos a reportar estar felices y satisfechos con su vida. Aquellos con la ingesta más alta, señalaron varios beneficios físicos, emocionales y sociales asociados con su consumo habitual, incluido el orgullo en sus elecciones, sentirse bien en sus actividades diarias, el alivio de enfermedades físicas y la confianza en su salud futura.

Con la estadística de que solo 1 de cada 10 adultos cumplen con las recomendaciones para el consumo de frutas y verduras, los investigadores (y nutricionistas por igual) esperan que esta información emergente aumente la motivación de las personas para consumir más frutas y verduras.

Entonces, este es el momento perfecto para hacer efectivos los deseos de Año Nuevo relacionados con la salud y comenzar a agregar más frutas y verduras a nuestra dieta.

Fuente: Fruits and Veggies more matters

Un reconocimiento a un trabajo en equipo

Hace pocos días la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), dio a conocer el primer informe de una nueva serie de documentos, que revisan las políticas públicas de salud de diferentes países seleccionados y, en esta oportunidad, fue el turno de Chile. Las actuales revisiones de Salud Pública de la OCDE, buscan generar un análisis profundo, a través de la entrega de recomendaciones de políticas para fortalecer las áreas prioritarias de los sistemas de salud de cada país seleccionado, destacando ejemplos que permitan el aprendizaje, a partir de experiencias y enfoques innovadores.

Con esta revisión de la Salud Pública en Chile, la OCDE persigue evaluar la realidad actual de nuestro sistema de salud y establecer retos futuros, valorando la eficacia de las políticas vigentes. Como parte de esta revisión, la Corporación 5 a Día Chile fue destacada en el capítulo número dos “Enfrentando la obesidad, la dieta poco saludable y la inactividad física”, en la sección “Campañas en los medios de comunicación”. OCDE resalta en la revisión, la extensa labor de la Corporación, desde el año 2004 a la fecha, en la promoción del consumo de frutas y verduras, incorporando a través del tiempo mensajes por medio del sitio web, RR.SS., radio y televisión. Además, la OCDE pondera positivamente toda la amplia gama de material educativo generado por la Corporación como afiches y folletos, y la coordinación del trabajo educativo en terreno: supermercados, lugares de trabajo y escuelas. Por último, destaca el trabajo en conjunto con el Ministerio de Agricultura, alianza que ha permitido ver el trabajo reflejado en varias publicaciones.

La OCDE afirma que las campañas sociales en los medios de comunicación masiva, son parte importante de las estrategias de salud, enfocadas a aumentar el consumo de frutas y verduras, y es el compromiso que la Corporación 5 al Día Chile ha adquirido en su larga experiencia.

Un reconocimiento que es el fruto del esfuerzo de muchos y que nos hace reafirmar nuestras convicciones y seguir trabajando con más ganas por un país más saludable y con un mayor consumo de frutas y verduras. ¡Vamos por buen camino!

Si quieres revisar el informe haz clic aquí

Seminario “Políticas Públicas para impulsar el acceso a frutas y verduras”

Los días 9 y 10 de enero se realizó, en el auditorio de las oficinas regionales de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el seminario “Políticas Públicas para Impulsar el Acceso a las Frutas y Verduras”.  El evento organizado por la FAO, el Ministerio de Salud (MINSAL) y Elige Vivir Sano, contó con invitados internacionales y nacionales de diversos sectores, que expusieron distintos temas relacionados con el acceso que posee la población al consumo de frutas y verduras. El objetivo de esta importante actividad es conocer y discutir en torno a las directrices y políticas públicas que puedan apoyar y mejorar la promoción y el acceso a estos beneficiosos alimentos, en la búsqueda de una alimentación más saludable y mejores hábitos alimentarios en la región.

En la cita, las autoridades del Ministerio de Salud, Ministerio de Agricultura, Ministerio de Desarrollo Social, FAO y Elige Vivir Sano, firmaron un acuerdo interministerial que dará un nuevo impulso a la promoción del consumo de frutas y verduras en Chile.

La corporación 5 al Día fue invitada a participar y en su representación, la Directora Ejecutiva, Isabel Zacarías, formó parte de la Mesa Técnica, tanto en el Conversatorio como parte de un grupo de trabajo ampliado, aportando su vasta y especializada experiencia en la promoción del consumo de frutas y verduras.

Sin duda otro paso más para avanzar en el mejoramiento de la dieta de los chilenos y en la difusión de los beneficios que trae para nuestro organismo, el consumo de 2 porciones de fruta y 3 de verduras, cada día.

Varitas de Vegetales frescos y salsa Ciboultette

(Para 8 personas)

INGREDIENTES VEGETALES:

• 3 cebollín
• 1 bandeja de tomatitos de cóctel
• 2 endibias o corazones de lechuga costina
• 1 bandeja de champiñones
• 3 pimentones: 1 rojo, 1 verde y 1 amarillo
• 1 apio

INGREDIENTES SALSA DE CIBOULETTE:

• 1 hoja de repollo morado para usar como recipiente de la salsa
• 1 manojo de ciboulette picado fino
• 1 yogur natural (125 g aprox.)
• Sal y pimienta

PREPARACIÓN:
Lo primero que debes hacer es mezclar los ingredientes de la salsa hasta formar una pasta, sírvela sobre la hoja de repollo lavada. Finalmente, corta los vegetales en varitas ¡y listo!

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR PORCIÓN:
Energía 98 kcal; proteínas 5,1 g; grasa total 9,7 g; colesterol 12,3 mg; carbohidratos 9,8 g; fibra 2,3 g; sodio 150 mg