Entradas

Pesto de hojas de apio

,

Por Isabel Zacarías

¿Compraste una mata de apio y no sabes qué hacer con las hojas? ¡No las deseches! Una de las campañas que hemos impulsado junto a la FAO es la de #CeroDesperdicio. Y, siguiendo esta misma línea, nuestro equipo 5 al Día ha preparado una receta para hacer una salsa tan fresca como nutritiva, usando partes del apio que por lo general se botan. Bueno, basta de plática y pongamos manos a la cocina, vamos por un delicioso “Pesto de Hojas de Apio”.

¿Qué vamos a necesitar?
– Hojas de apio (también pueden ser hojas de zanahoria).
– 2 dientes de ajo.
– 1/4 taza de nueces.
– 3/4 taza de aceite de oliva.
– Sal y pimienta a gusto.
– Queso parmesano (opcional)

¿Cómo se hace? Muy fácil, aquí te contamos:
Lo primero que debemos hacer es lavar muy bien las hojas de apio, para luego cortarlas. Seguido de esto, pela los dientes de ajo.
Posteriormente, mezcla y tritura todos los ingredientes en una juguera o mini pimer.

Finalmente, aliñar a tu gusto.
Si lo deseas, puedes agregarle queso parmesano a gusto.

¿Ves que era fácil? Ahora a prueba tú y nos cuentas.

Sopa fría de tomates y manzana

Durante el verano suele pasar que nos quedan algunos tomates, muy maduros y blandos, que no usamos para la ensalada, ¡no los descartes! Prueba esta receta muy simple y fresca, que además es una buena opción para incluir una porción de frutas y verduras en el día. La gracia de esta sopa es que no requiere cocción y es muy simple de hacer.

INGREDIENTES:

– 1 kg de tomates maduros.

– 2 manzanas (rojas o verdes).

– 120 ml de aceite de oliva.

– 30 ml de vinagre de vino tinto.

– 1 cucharada de jengibre rallado o cardamomo.

– Sal y pimienta.

– Opcional: una pizca de nuez moscada y un diente de ajo picado.

PREPARACIÓN

Lava bien los tomates y manzanas, pélalos y mételos a una juguera, agrega todos los ingredientes y licua por unos minutos. Al ser una sopa fría, el jengibre o cardamomo le dan un toque más fresco. Además, puedes jugar e ir variando con otras frutas, como peras, si gustas.

Cuando esté todo bien molido, aquí viene la clave, debes pasar al menos dos veces por un colador fino, así obtendrás una textura sedosa y uniforme.

Deja unos minutos en el refrigerador para que esté aún más fresca.

Puedes guardar la sopa fría en pequeños frascos de vidrio en el refrigerador y llevarlos contigo como colación, sólo debes batirlo antes de tomar.

*OJO: Los restos sólidos NO los botes, guárdalos en un frasco de vidrio en el refrigerador, esta pasta es ideal para poner sobre tostadas o acompañar galletas y quesos.

Fuente: Manual de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos.