Entradas

Una compra informada, es una compra saludable ¡Lee el etiquetado!

¿Tienes el propósito de llevar una vida más sana? Cuando vas a las tiendas y tienes ante ti varios productos que parecen similares, ¿cuál eliges?

Damos las etiquetas por sentadas, pero tienen una enorme importancia para nuestra salud y bienestar. Las etiquetas de los alimentos garantizan que los productos que compramos son lo que imaginamos que son y que son tan nutritivos como creemos. Las etiquetas nos informan sobre ingredientes y nutrientes.

Cada vez hay más comercio internacional y nos resulta cada vez más difícil saber quiénes son los productores de alimentos y de dónde proceden exactamente. Las etiquetas confiables ayudan a colmar esta laguna. La FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS) trabajan juntas a través de la Comisión del Codex Alimentarius para establecer las normas para el etiquetado de los alimentos a nivel mundial. Los países deben cumplir con estas normas al etiquetar los alimentos, en especial aquellos que se venderán en el mercado global.

Seis cosas que las etiquetas de los alimentos te ayudan a lograr:

1. Estar sano – Las etiquetas le ayudan a comprender la composición de sus alimentos: sus vitaminas, minerales, calorías, grasas, etc. Esta información es fundamental para asegurarnos de estar consumiendo alimentos que son buenos para nosotros. Con las etiquetas, podemos controlar nuestra ingesta de micronutrientes para evitar deficiencias, en especial las más comunes, como son la falta de hierro y vitamina D. Puedes controlar tu peso consultando las calorías y las grasas saturadas, limitar la ingesta de azúcar y sal y asegurarte de que estás siguiendo una dieta equilibrada. Todas estas medidas pueden ayudar a prevenir enfermedades, como la diabetes y ciertos tipos de enfermedades cardíacas.

2. Mantenerte a salvo – Cada año, más de 600 millones de personas enferman y 420 000 mueren como resultado de comer alimentos contaminados con bacterias, virus, parásitos, toxinas y sustancias químicas. Las etiquetas incorporan advertencias e información importante sobre las formas de usar un producto (por ejemplo, instrucciones de almacenamiento y cocinado), que son necesarias para garantizar la inocuidad de los alimentos.

La FAO y la OMS, a través de la Comisión del Codex Alimentarius, establecen las normas para el etiquetado de los alimentos a nivel mundial. Los países deben cumplir con estas normas al etiquetar los alimentos, en especial los que se venden en el mercado global. Izda: ©FAO/J. Belgrave; Dcha: @Shutterstock/Ekaterina Minaeva

3. Evitar comprar productos falsificados – La prevención del fraude es uno de los principales objetivos del etiquetado de los alimentos. Sin etiquetas con garantía internacional, los vendedores podrían engañar deliberadamente a los consumidores a través de una descripción falsa en el envase. Cuando compras chocolate, quieres estar seguro de que sea chocolate, o si es pescado, que se trate realmente del pescado indicado en la etiqueta.

4. Detectar ingredientes que podrían causarte reacciones perjudiciales –Las reacciones alérgicas a los alimentos afectan al 10-25% de la población en los países desarrollados. Entre los alimentos alergénicos más comunes figuran el maní, la soja, la leche, los huevos, el pescado, los crustáceos, el trigo y los frutos secos. Si no conoces los ingredientes de un producto, puedes comer algo que te cause una reacción alérgica, que en algunos casos son muy graves. Las etiquetas de los alimentos te permiten saber qué debes evitar.

5. Evitar el desperdicio de alimentos – La etiqueta alimentaria – ¡cuando se lee correctamente! – puede impedir el descarte de alimentos en buen estado. La indicación de la fecha en las etiquetas permite saber durante cuánto tiempo es seguro consumir un producto. Es importante para evitar caer enfermo por culpa de alimentos caducados. Sin embargo, también es cierto que confundir las fechas “de consumo preferente” y “fecha de caducidad” puede generar un mayor desperdicio de alimentos. En la UE, cerca del 10% de este desperdicio está relacionado con la indicación de la fecha. Educar a los consumidores y a los actores de la cadena de suministro puede ayudar a prevenir este despilfarro y mantener el objetivo de la indicación de la fecha de asegurar que los alimentos sean inocuos para comer.

Las etiquetas nos ayudan a entender la composición de los alimentos. Algo fundamental para garantizar que consumimos alimentos que son buenos para nosotros. ©FAO/Alessia Pierdomenico

5. Apoyar a los productores locales de alimentos – Ciertas etiquetas que indican el origen del alimento, por ejemplo, el Café de Colombia, el queso manchego (España), el té de Darjeeling (India) o el café Kona (Hawái, EEUU), pueden llamar la atención del cliente y aportar más valor al producto y, por lo tanto, al productor. Los consumidores tienden a identificar los productos típicos y locales con un lugar específico y atribuyen características, como sabor y calidad, a lugares geográficos. En un estudio realizado por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y la FAO, nueve productos con etiquetas de indicación geográfica lograban incrementar su precio final entre un 20% y un 50%. Hoy en día, los consumidores vinculan cada vez más la calidad con los orígenes geográficos y las tradiciones.

Las etiquetas de los alimentos son fáciles de ignorar cuando buscamos nuestros alimentos preferidos. Son solo uno de los muchos textos aparentemente aburridos que compiten por nuestra atención. Sin embargo, “la información es poder” y este poder puede ayudarnos a tomar control de nuestra salud. Puede que no te guste que le llamen “maniático de la salud” o “adicto a la comida basura”, ¡pero sin duda quieres que tus tomates se llamen tomates y a los manís les denominen así! Nos esforzamos por lograr un mundo donde haya alimentos para todos, y que se trate de alimentos inocuos. Sin embargo, sin este pilar fundamental, no podemos construir un mundo #HambreCero.

Fuente: FAO

Delegación 5 al Día Chile, presenta ante Comité Agrícola de la FAO la propuesta para adelantar la celebración del Año Internacional de las Frutas y las Verduras en 2021

La delegación 5 al Día Chile representada por el Dr. Fernando Vio, Presidente e Isabel Zacarías, Directora Ejecutiva, en conjunto del Ministerio de Agricultura, Antonio Walker, Ministro, presentaron ante Comité Agrícola de la FAO, la propuesta de Chile para adelantar la celebración del Año Internacional de las Frutas y las Verduras en 2021.

El año original de esta iniciativa fue determinado para 2026, pero teniendo en cuenta la situación actual, las alarmantes cifras de desnutrición, obesidad, deficiencias de micronutrientes, los efectos del cambio climático en el medio ambiente y la agricultura, se deben hacer todos los esfuerzos para enfrentar estos desafíos.

Es por eso que Chile se une al llamado sobre la importancia de generar políticas públicas que fomenten sistemas alimentarios sostenibles apoyados en dietas saludables, que incorporen un consumo importante y equilibrado de frutas y verduras, siempre prestando atención a los sistemas de producción y al uso sostenible de los recursos naturales.

Ministro Walker presenta ante el Comité de Agricultura de la FAO opción de adelantar conmemoración del año internacional de las frutas y verduras para 2021

Roma, 1 de octubre de 2018.- “Estamos muy contentos como delegación porque tuvimos la oportunidad de exponer en el comité agrícola de la FAO, frente a todos los países el mundo, la postura chilena de adelantar el año internacional de las frutas y verduras para 2021. Este estaba reservado para el año 2026 y hemos venido a Roma a pedir que se adelante. Tuvimos una gran aceptación, especialmente por el director general de la FAO, José Graziano”. De esta forma el Ministro de Agricultura, Antonio Walker, calificó la recepción por parte de los integrantes del comité de la FAO a la presentación que realizó durante la Apertura oficial del periodo del 26° Comité de Agricultura de este organismo internacional.

El año original de esta iniciativa fue determinado para 2026, pero teniendo en cuenta la situación actual, las alarmantes cifras de desnutrición, obesidad, deficiencias de micronutrientes, los efectos del cambio climático en el medio ambiente y la agricultura, y la necesidad de avanzar hacia una agricultura sostenible, “creemos sinceramente que se deben hacer todos los esfuerzos para enfrentar estos desafíos. Esta es la razón por la que hemos otorgado el carácter de urgencia y prioridad. Hacemos un llamado a los estados miembros para que hagan una excepción, para celebrar el Año Internacional de las Frutas y Verduras en 2021”, agregó Walker.

Y es que tal como lo ha manifestado el Secretario de Estado, el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera y el Ministerio de Agricultura se han comprometido para contribuir a la promulgación del Año Internacional de las Frutas y las Verduras en 2021, por eso Chile realizó un llamado sobre la importancia de generar políticas públicas que fomenten sistemas alimentarios sostenibles apoyados en dietas saludables, que incorporen un consumo importante y equilibrado de frutas y verduras, siempre prestando atención a los sistemas de producción y al uso sostenible de los recursos naturales.

Cooperativismo en Italia

Durante la jornada, el Ministro Walker también se reunió con el equipo de la FAO encargado del estudio y desarrollo de la alianzas y cooperativas, a quienes presentó los principales lineamientos de lo que quiere hacer Chile respecto a la aplicación de un modelo de asociatividad en el sector para mejorar las condiciones de desarrollo de los pequeños y medianos agricultores.

Más tarde, el Ministro Walker, acompañado del Jefe de la Unidad de Alianzas de la FAO, Rodrigo Castañeda y del Oficial de Cooperativas de la FAO, Guilherme Brady, visito la Cooperativa Agrícola APOFRUIT, empresa cooperativa que opera con sus propias estructuras y socios del norte al sur de Italia. Esta cooperativa cuenta con más de 3.000 socios, y registra operaciones cercanas a los $240 millones de euros. Es un buen ejemplo de rentabilidad sin fines de lucro, donde productores grandes y chicos tiene facilidad para adquirir créditos blandos y una buena tasa en los bancos. Durante su visita el ministro Walker recorrió la fábrica y junto a los miembros de la cooperativa se interiorizó en los tipos de mercado a los que tienen acceso con sus productos.